lunes, julio 28, 2008

Vetusta Morla - Un Día En El Mundo [2008]


Para Descargar El Disco Haz Click Sobre El Título Del Post

Se hace extremadamente difícil criticar un álbum que te ha acompañado por un momento de la vida que recuerdas con cariño, como cuando cada instante de un viaje es acompañado con una melodía de un disco en especial. Esta sensación es la que he vivido con la banda española "Vetusta Morla" (raro nombre, ¿no?) y su excelente disco debut llamado "Un Día En El Mundo".

Es que cada vez que escuche el medio tiempo "Pequeño Desastre Animal" recordaré a Madrid y su reloj, cuando escuche ese canto a la vida que es "Saharabbey Road" pensaré en el hermoso Albaicín de Granada y sus miradores espectaculares, o será que algún día podré recordar Sevilla sin tener en la cabeza "Rey Sol", y aunque lo veo difícil quizás consiga alguna vez soñar con Barcelona sin la música de "La Marea".

Y es verdad, hoy no puedo afirmar que durante lo que me reste de vida las melodías de éstas canciones me hagan recordar a esos lugares, pero es imposible no volar teniendo frente a tí la costa de Barcelona y no emocionarse al recordar algún viejo amor que la distancia hizo imposible con la letra de "Copenhague".

¿Que se parecen a Radiohead? ¿Que beben demasiado del brit-pop? ¿Que sólo es un primer disco de una banda con casi 10 años de trayectoria? Todo eso es cierto, pero como dice la ya mencionada "Copenhague"...

"Dejarse llevar suena demasiado bien, jugar al azar y nunca saber donde puedes terminar... o empezar."

Por cierto, "Vetusta Morla" es el nombre de la tortuga de "La Historia Interminable".

Gran disco.



De regalo el primer demo de "Vetusta Morla" llamado "La Cuadratura Del Círculo" y el Ep "Mira" que editaron en el 2005.

Mira


La Cuadratura Del Círculo


Enjoy it !

1 comentario:

galko dijo...

Allá por 2005, la que ya era mi reciente ex novia me habló de este grupo y yo les cogí manía por su culpa. Sin embargo, este disco es tan jodidamente bueno que no queda más remedio que olvidar rencillas ancestrales y arrodillarse. Copenhague es una canción tan... tan... tan... mítica, que bien vale toda una carrera discográfica. Por Madrid ya van petando salas, pero en las radios comerciales no les escucharás... todavía.