lunes, noviembre 05, 2007

Yeah Festival - Travis [02-11-2007]

Pasados 20 minutos de la actuación de "Starsailor" las luces se apagan y suena la clásica música de apertura de la cadena Fox para que luego se escuchara la banda sonora de la película "Rocky".

Entre un mar de los típicos gritos histéricos femeninos salen a escena el cantante Fran Healy y compañía, vestidos con batas de boxeadores y paseándose justo por delante de la valla que separaba el escenario del publico. Cada pocos metros Healy se paraba frente a sus admiradores y los arengaba al estilo de Muhammad Ali en la pelea contra Foreman en Zaire. Ya sobre la pasarela que unía el estrado con la cancha, y vestidos con la camiseta argentina de ocasión, "Travis" saluda y se aprestan a comenzar su show con "Selfish Jean".

Durante todo el concierto Healy usó una camiseta que le había sido regalada por un fan en el hotel donde se hospedaban que decía "Arte, Música y Dulce de leche". He leído en algunos medios que esto ha sido interpretado como demagogia, estoy convencido que a la mayoría de los que allí estábamos nos pareció un gesto simpático para agradar al personal y viendo como se desarrollo el show pasó totalmente desapercibido.

En un concierto que duró más que el del artista principal (The Killers), "Travis" recorrió su amplia lista de lindas y emocionantes canciones que no hacen otra cosa que demostrar el talento compositivo de su cantante y la capacidad interpretativa de los músicos.

A los pocos minutos de la primera canción quedó demostrado que estos muchachos fanáticos del Celtic se divierten sobre las tablas, que a ellos poco les importan las definiciones y que ese espíritu "seudo-hippie" que tienen no es para nada impostado.

Los picos más altos del concierto llegaron con las canciones de su segundo y tercer disco, es decir, con las canciones de "The Man Who" y "The Invisible Band". Era sumamente difícil no cantar con "Sing", "Turn", "Flowers In The Window", "Side" o "Drifwood" y al mismo tiempo era difícil no pasarla realmente bien con temazos de su primer disco ("Good Feeling") como "All I Wanna Do Is Rock".

También fueron bien recibidos por la platea los guiños cómplices del cantante hacia el público, la forma sobreactuada de tocar solos bastante simples de Andrew Dunlop, el encanto de Douglas Payne (sumado a su agradable voz para los coros).
Dentro de estos gestos carismáticos están las parodias de Fran sobre Claus (el teclista invitado) y su timidez. En cierto momento del espectáculo Healy pidió al público que corearan el nombre de Claus en el medio de una canción para que este se entusiasmase y tocara un gran solo, y la audiencia encantada respondió con gritos y risas.

En fin, es oficial, "Travis" es una gran banda que hace simple algo muy difícil, melodías pegadizas en canciones consistentes mientras divierten y emocionan.

Al final del show me quedé pensando en la parodia del boxeador y llegué a una conclusión, "Travis" nos ganó a todos por KO.

1 comentario:

galko dijo...

Bonita crónica. Yo les vi hace poco más de un mes en Madrid y, aunque salí satisfecho, no terminaron de dar el sobresaliente. Aquí dejo el enlace por si alguien quiere comparar dos visiones, jeje:

http://mercadeopop.blogspot.com/2007/10/travis-2007-sala-la-riviera-madrid.html

Saludos!